De la película, An Education (Scherfig, 2009), recuerdo bien la escena en la que la chica se da de bruces contra la realidad; es de noche, y ella espera a su amante (y futuro marido) en el coche; le entran ganas de fumar y, al abrir la guantera en busca de tabaco, encuentra otra cosa. Algo que le hace reaccionar.

Mi historia no tiene nada que ver y, sin embargo, estoy en un punto similar al de ese personaje. Ella, en la película, consigue remontar. Yo, afortunadamente, estoy en ello.

Gracias a Dios, de vez en cuando se puede rectificar. Voy a creer en eso que dice una persona cercana a mí: “Todo tiene solución menos la muerte”.

KDLevin