Camarada, nos vemos en la lucha

Camarada, nos vemos en la lucha.

Un día, cuando el árbitro pite el fin del round, serás tú quien me espere en la esquina, tras las cuerdas, para limpiarme la sangre de la cara y darme de beber.

Un día, quizás, estando de paso nos encontraremos. Y, tal vez, en un cuarto anónimo compartiremos saliva, sudor y sueños frustrados. Diremos: “La vida es dura, pero en momentos así uno vislumbra el paraíso; entre las sábanas, se puede ver a Dios”.

Igual que aquella vez, ya volveremos a vernos. Con la cara marcada por el tiempo, con los hombros cansados, pero la misma sonrisa.

Nos veremos en la lucha, amigo mío, para después decirnos adiós… otra vez.

KDLevin

Smoke gets in your eyes

Vengo de ver 45 years (Haigh, 2015). Es triste. Me gustó.

Yo no me he hecho demasiadas ilusiones con gente. El año pasado, por estas fechas, sí que las tuve respecto a alguien. Afortunadamente, el “humo frente a mis ojos” se disipó a tiempo.

Lo que cuentan la película y la canción popularizada por The Platters es una gran (y triste) verdad.

KDLevin

Ayúdame a olvidar esos ojos verdes

Señor, no dejo de pensar en esos ojos verdes;

desde que los viera esta mañana,

siento en mi lengua el sabor salado del mar…

y en él me hundo.

 

Señor, no dejo de sentir desde mis entrañas

la respuesta caníbal

al llamado de su carne

invitando a mis dientes a hincarse en ella.

 

Y penetrarla… y saborearla…

y deleitarme en mi locura,

sin pensamientos coherentes,

sólo miradas perdidas.

 

Señor, protégeme de ese impulso de perdición;

del ansia de sentir su sangre caliente en sus venas,

agitadas por mí, alteradas por mí.

Devoradas por mí.

 

Señor, ten piedad de este corazón débil;

Ayúdame a olvidar esos ojos verdes.

Ayúdame a olvidar el sabor del mar.

Ayúdame a olvidar.

 

KDLevin

 

 

Pseudopoema del desdén

Como dejar que me toques sin que medie el deseo

y abrir la boca para bostezar, no para gemir

Como decirte: “Tienes para hablar el tiempo que tarde en fumarme este cigarrillo…”

Para después de cuatro caladas tirarlo, cuando aún queda la mitad

Como dejarme llevar como una hoja muerta en el viento

Dándome igual si llegaré a tocar el suelo firme o no

Como el tedio reposado que sustituye a la pasión y a la urgencia

Como que me llames y yo acuda

Como que no haya nada más… y no me importe

KDLevin

Tabaco y sudor

A veces pienso que eres mi pareja y que vivimos juntos.

Suelo imaginar que es tarde, en la noche, y que llegas a casa después de un día largo.

Imagino que vienes con la cara cansada, y que hueles a una mezcla de tabaco y sudor.

Me gusta el hecho de que me abraces y compartas tu vulnerabilidad conmigo.

Me gusta porque siento que puedo hacer lo mismo contigo.

Somos compañeros y sabemos estar el uno para el otro.

Y esa noche el sexo no será sólo sexo, y una caricia no será sólo tu tacto en mi piel.

Haremos el amor. Nuestros corazones se unirán y nuestros espíritus irán de la mano.

“Mi amor”, “Mi amor”, imagino que te digo, bajito.

Hasta que nos quedamos dormidos.

No es real. pero es algo que me gusta pensar a veces.

KDLevin