¿Cuántas oportunidades de hacer el bien tiene alguien en un día?

¿Cómo reconocerlas?

¿Cómo no equivocarse?

¿Cómo puede ser alguien un vehículo de paz cada día?

¿Cómo no olvidar lo grande que es el mundo?

¿Cómo no perder consciencia del dolor y de la desesperación que no encuentran consuelo?

Éstas son cosas que a veces me pregunto. Busco, poco a poco, las respuestas en la práctica.

Ensayo y error.

KDLevin