En este blog he escrito sobre cosas relativas a la fe y a Dios. No es que yo sea la persona más devota, pero sí tengo mis creencias.
Me interesa mucho la percepción e idea sobre Dios que han tenido los seres humanos a lo largo de la historia.

Cuando veo ciertas películas lo analizo. Por ejemplo, ahora que acabo de ver The Devils (Russell, 1971), basada en hechos reales, me planteo cuántas barbaridades se han perpretado y aún se llevan a cabo “en nombre” de la fe. Pareciera como si los evangelios fuesen de chicle y pudiesen retorcerse según los intereses de cada uno.

Frente a los terribles acontecimientos descritos en esa cinta, mi mente saca a colación el largometraje, Prayers for Bobby (Mulcahy, 2009); una madre se da cuenta de que todos, independientemente de cualquier cosa, incluida la orientación sexual, somos hijos de Dios, y de que Dios nos ama a todos por igual, sin distinción.

Pienso que Dios es y representa justo eso. Creo que ése fue el mensaje que Jesús quiso transmitir. Lástima que la corrupción del ser humano lo manchase, pervirtiese y deformase.
Me gustaría finalizar este pensamiento compartiendo con todo el que quiera leerlo un poema muy especial. Que sus bellas palabras os regalen una sonrisa a todos:


 

Oración, de Gloria Fuertes

Que estás en la tierra, Padre nuestro,
Que te siento en la púa del pino,
En el torso azul del obrero,
En la niña que borda curvada
La espalda, mezclando el hilo en el dedo.
Padre nuestro que estás en la tierra,
En el surco,
En el huerto,

En la mina,
En el puerto,
En el cine,
En el vino,
En la casa del médico.
Padre nuestro que estás en la tierra,
Donde tienes tu gloria y tu infierno
Y tu limbo; que estás en los cafés
Donde los pudientes beben su refresco.
Padre nuestro que estás en la tierra,
En un banco del Prado leyendo.
Eres ese viejo que da migas de pan a los pájaros del paseo.

Padre nuestro que estás en la tierra,
En la cigarra, en el beso,
En la espiga, en el pecho
De todos los que son buenos.

Padre que habitas en cualquier sitio,
Dios que penetras en cualquier hueco,
Tú que quitas la angustia, que estás en la tierra,
Padre nuestro que sí que te vemos
Los que luego hemos de ver,
Donde sea, o ahí en el cielo


 

 

KDLevin