El amor es algo que se cultiva y se trabaja cada día. Es una responsabilidad y un compromiso.

Por eso, cuando me invade la incertidumbre de pensar qué pasara mañana, si seguirás a mi lado o me darás la espalda, decido dejarlo correr.

Mi concepción sobre el amor es un pilar firme en mí y he de tener fe en que tú sientes y piensas lo mismo.

Hoy estamos juntos, mano a mano. Mañana, Dios dirá. Pero, ¿sabes qué? Tengo fe, siempre.

Supongo que por fin voy entendiendo que uno no puede tener el control sobre todo. Hay que dejar a la vida fluir; uno mueve ficha y ésta mueve después. Y así va.

KDLevin