Esperar que alguien sea…

Al igual que uno aspira a ser quien uno es -no quien nadie te diga que seas- no vale la pena ni es bueno esperar que alguien sea como tú pretendes que sea.

Cada quien es como es; lo tomas o lo dejas. Si no te gusta como es alguien, tienes dos opciones: marcharte o aceptarlo.

Hay muchas decepciones que se pueden evitar; mucho malestar absurdo en el que uno se adentra, sin necesidad alguna.

Eso sí, si te quedas, no bases tu relación con esa persona en reproches. “Porque no has sido…”, “Porque no has hecho…”, “Porque no me diste…”.

De verdad que es perder el tiempo y la energía, llevándote a ti y a esa persona al rencor, al desencuentro… a una enfermedad espiritual crónica.

Nadie dijo que relacionarse con los demás sea siempre fácil. Justo por eso creo que hay que aprender a ser práctico.

KDLevin

Gratis

Finjamos durante un momento que no nos aterra el futuro;
que no nos inquieta no saber si habrá dinero,
si habrá empleo,
si cumpliremos objetivos…
si estaremos bien.

Imaginemos que no existe más que este instante y visualicémonos,
recostados en la colina,
observando la ciudad bajo el ocaso.

Sintamos la eternidad,
la unión de nuestros corazones por siempre,
sin angustias,
sin nada salvo esa vista y nosotros.

Todos tenemos derecho a soñar.
Hacerlo sigue siendo gratis.

KDLevin

La puerta angosta

El optimismo es un reto. También la esperanza, la paciencia, la disciplina… digamos, toda virtud.
Pareciera que lo más fácil en la vida es caer en la desesperación, en las actitudes negativas y tóxicas, en el vicio.
Dicen que la vida en sí es una prueba. Supongo que por eso mantenerse en el buen camino cuesta más, aunque al final compense.
Llevo varios días pensando en esto. Hoy, sobre todo. Sin embargo, no ha sido hasta ahora que he recordado que ya hubo quien expresó esto mismo, hace mucho, con otras palabras:

Mateo 7:13-14 (Versión DHH)

13 »Entren por la puerta angosta. Porque la puerta y el camino que llevan a la perdición son anchos y espaciosos, y muchos entran por ellos; 14 pero la puerta y el camino que llevan a la vida son angostos y difíciles, y pocos los encuentran.

Poco más que añadir. Quiero pensar que, aunque el camino a veces sea cuesta arriba, es mejor no desviarse de él.

KDLevin

 

 

El sueño

Vivo en el sueño.

Escucho el pequeño manantial; me deleito en el verdor del campo; siento el sol sobre mí; respiro.
El aire es fresco, puro, y el paisaje difumina el límite entre el cielo y la tierra.
No necesito iglesias, porque éste es mi altar; siento a Dios justo aquí, conmigo, más que nunca.

Vivo en el sueño.

La libertad está en mis manos y el camino, a mis pies. Puedo ser como la vaca que pasta tranquila, a lo lejos, en paz.
O como el pájaro que sólo a veces, tímidamente, traza una línea por medio del firmamento.
No hay más que vida, naturaleza y silencio.

Ese sueño lo he vivido, como diría Kurosawa.
Hoy ha vuelto a mi corazón.

KDLevin

El cuerpo

¿Refleja el cuerpo el espíritu que lleva dentro? No lo sé.

La belleza física engaña, y lo que se conoce como fealdad, también.

No sé si el cuerpo cansado y enfermo de un anciano es el reflejo o la consecuencia de la trayectoria de su espíritu. De la fuerza de su espíritu.

Por eso, a veces creo que los ciegos ven más que aquéllos a quienes nos funcionan los ojos.

Por eso, lo de la orientación sexual, por ejemplo, es una tontería; el amor no entiende de si eres hombre o mujer. Va más allá.

El cuerpo es el misterio que sólo la muerte descifra, cuando uno efectúa el tránsito y ya se vuela libre.

Este cuerpo, esta carne, esta prueba. Cuánto nos supone y cuánto nos da.

KDLevin 

 

Para mi abuela

Recuerdo -lo había olvidado- gracias a varios blogs que sigo en WordPress que hoy, 21 de Marzo, es el Día Mundial de la Poesía. Podría publicar alguno de los varios poemas que significan algo para mí, o incluso alguno de cosecha propia.
Sin embargo, prefiero hablar de la persona que me inculcó la poesía años atrás; alguien que -así es la vida- ya no está entre nosotros: mi abuela.
Mi abuela fue uno de esos seres especiales que vienen al mundo para hacer de él un lugar mejor. Podría explayarme hablando sobre lo mucho que le dio a tantos, pero me basta con mencionar lo que me dio a mí.

Yo viví, durante mi primera infancia, en un universo distinto, propio, donde ella era Dios. Ella me regaló su amor, toda su ternura, su tiempo, su dedicación, sus mimos… ella me enseñó la poesía y la magia. Recuerdo que, cuando tenía 13 años, le dije algo así como que era “la gasolina para mi motor”. Es verdad.

En un vídeo homenaje a Rock Hudson tras su fallecimiento, su amiga, Doris Day, dice: “Si no fuera por mi fe, tan profundamente arraigada, sé que estaría muchísimo más triste”. Respecto a este ser único que fue mi abuela, siento exactamente lo mismo. Sé que algún día volveré a estar con ella y eso me hace feliz.
Hasta entonces, sólo puedo asegurarme de que los versos más hermosos del poema de mi vida vayan dedicados a ella.

Para ti, abuela, que sé que estás en la paz y en la luz.

KDLevin

Feng Shui

Algún día seré el propietario de un piso en el que no habrá demasiados muebles, sólo una mesa, algunas sillas, un sofá…
Lo mantendré siempre limpio y siempre olerá bien; a canela, a café, a mandarinas… eso ya se verá.
En el pasillo nada interrumpirá el paso del aire y de la luz del sol. De hecho, no habrá nada que acumule polvo, telarañas o energías rancias, ya que cada objeto tendrá su utilidad y su porqué.
Tendré algunas plantas y fotografías escogidas, aunque la decoración será minimalista, nada recargada.
Destacaría que en la habitación principal habrá una cama de la que ni tú ni yo saldremos los domingos por la mañana. Casi puedo escuchar lo que me susurras bajo las sábanas, con voz somnolienta, desnudos y abrazados después de hacer el amor.
Algún día…

KDLevin