Sisterhood of the World Bloggers Award

Qué bonito es entrar en mi sitio de WordPress y descubrir que la compañera blogger, Ana Romero, me ha nominado, desde su rincón virtual –Versos en tu piel, parada que recomiendo hacer a todos-,  al Sisterhood of the World Bloggers Award.

A continuación voy a seguir el Modus Operandi de este premio:

  • Incluir el logo en el sitio.

Lo hago en esta entrada y también bajo el contador de visitas.

Sisterhood

  • Mencionar a quien lo nominó a uno.

Ana y yo hemos empezado a seguirnos desde hace poco. A mí desde siempre me ha gustado la poesía, y por tanto me agradan mucho sus textos románticos en Versos en tu piel, que comparte desde El Salvador.

  • Responder 10 preguntas propuestas por quien te otorgó el premio

 

¿ Describe tu carácter? 
Imperfecto, egoísta, algo inmaduro. Las virtudes las guardo para quiénes las han de descubrir…

¿Qué valoras de las personas?
La sinceridad, no sólo hacia mí, sino hacia ellos mismos. Me gusta que los lobos aúllen con orgullo, en lugar de vestirse con piel de cordero.

¿Juzgas por la apariencia? 
Sí.

Recomienda cinco libros. 

  1. Ana Karenina
  2. El gran Gatsby
  3. Crónicas Marcianas
  4. La elegancia del erizo
  5. 24 horas en la vida de una mujer

Recomienda cinco películas.

  1. Ninotchka
  2. La extraña pasajera
  3. Beautiful Thing
  4. El viaje de Chihiro
  5. La escafandra y la mariposa

¿Cuál sería el viaje de tus sueños y con quién lo realizarías?
Me gustaría ir a Japón solo. Si algún día tengo pareja, volvería a Venecia (si no se ha hundido…).

¿Alguna vez has tenido un amor a distancia? ¿Cuéntanos cómo fue?
No. No creo en ese tipo de relaciones. O puedo tocarte o nada.

¿Te gusta la poesía? ¿Clásica? ¿Contemporánea? 
Me gustan algunos poetas. José Hierro, Juana de Ibarbourou, Alfonsina Storni, Rubén Darío…

¿Sigues a algún Youtuber? 
Ni hablar.

¿Te gusta el teatro? 
No demasiado.

 

  • Nominar a diez blog.

Lady Guiomar 

Write in my skin

El corazón en la mano

Chica de papel

La chica del blog de notas

El cajón de la ropa sucia

Historias varias sin(con) más

SalaFrancaBlog

Hilos Finitos

By_Luis7

 

Gracias de nuevo a Ana y un saludo cariñoso para todos.

KDLevin

 

Mi vida sin drogas

Nadie nos dijo que dejarlo fuera fácil. Nadie me dijo que la realidad fuese algo bonito a lo que volver. Cuesta.

Ya no es como cuando nos reuníamos formando un círculo, dándonos las manos, como en una sesión espiritista. Invocábamos la fuerza de voluntad: “Por favor, Señor, ayúdanos“.

Nadie me dijo que el espejo me daría una visión agradable de mí mismo, sobrio. Adiós al cuerpo de atleta. Adiós a la cara de niño guapo. Duele.

Nadie dijo que no querría uno, cada cinco segundos, escapar. Volver a revolcarse en la mierda, junto a los cerdos. Tienta tanto…

Camino por la calle, pensando: “Seguro que ése es un pervertido… ésa debe de ser una víbora“. Busco en los demás mi propia porquería. Soy patético.

Supongo que lo que intento es no sentirme tan solo en esto.

Tengo que superarlo.

KDLevin

 

 

KDLevin

Cuando se menciona a Ana Karenina -la preciosísima novela de Lev Tolstói- todos piensan en el amor, en la ruptura de los convencionalismos sociales o en el suicidio. Pero la lectura del que es mi libro favorito a mí me dejó mucho más que eso.
Desde mi punto de vista, todo gira en torno a dos personajes: Ana y Levin. En torno a cómo se enfrentan a la vida, a las circunstancias, a los problemas. Creo que, al final de la historia, lo que importa no son los hechos en sí, sino lo que estos implican; Ana y Levin toman decisiones diametralmente opuestas.

Yo empecé este blog en un momento de mi vida… difícil. Lo llamé “Experiencias cercanas a la adultez” dado lo mucho que me está costando la transición a la ‘vida adulta’, pese a que ya tengo 25 años. Y, en lugar de usar mi nombre, eché mano de un pseudónimo: KDLevin. Nada más y nada menos que en honor a Konstantin Dimitrievich Levin, uno de los personajes antes citados.

Hay días mejores y días peores. Le pasa a cada ser humano. Pero, si hay algo que me enseñó Tolstói, es que en la vida una cosa es lo que ocurre y otra es la actitud con la que tú le hagas frente.

Sin más que añadir. Gracias a todos los que hasta ahora han leído lo que escribo.

KDLevin

Hola, apocalipsis

Mañana será el fin del mundo.
Qué buena noticia.
Aprovechemos entonces para mandar al carajo ciertas cosas,
cogernos de la mano
y romper esta maldita rutina que nos chupa la vida.
Seamos capaces de reír, haciéndole frente al pánico general.
Iremos a ese lugar que te dije, donde, de madrugada, nos haremos confesiones.
Pero antes cumpliremos nuestros sueños de comida rápida y chocolate.
Y helado.
Y toda muestra de cariño será poca.
Joder, por fin seremos libres“, pensaremos.
Y, entonces, cuando rompa el amanecer,
nos desintegraremos en un abrazo y desapareceremos en cuerpo.
En espíritu, seguiremos juntos por siempre.

Bye, bye. Sayonara, baby.

KDLevin

Fin.

I will, I will, I will, I will, I will pray to Lord…

Dolor intenso, punzante. El corazón se desbocó. Un sudor frío recorrió el cuerpo.

But I, when I, when I, when I will cross the sea, alone…

Cada vez duele menos. La confusión cede ante una paz extraña. Lucidez.

When the Lord has been crying for me… 

Algo pasa. Empiezo a desconectar. No hay vuelta atrás.

But I, when I, when I, when I will dream this dream again… 

Desenfocado. Ya no siento el corte. Nada.

Is my Lord really crying…

Alguien se acerca, sonríe… me resulta tan familiar…

‘cause I can’t take this blame on me now. 

Se acabó.

KDLevin

Aborrezco la noche

Aborrezco la noche, porque no hallo descanso hasta que sé que tú duermes.
Te encomiendo a la Virgen y a los ángeles, pero yo quiero ser el último guardián.
El que vele por tu sueño.
La noche es un campo de batalla para mí. Es una verdad agridulce.
Pero te quiero, qué le voy a hacer. No puedo evitarlo.
Aborrezco la noche, pero tu sonrisa en la mañana es mi consuelo.

KDLevin

Katharina Blum

No voy a hincharme las yemas de los dedos escribiendo que he leído muchos libros. No. He leído más bien pocos libros, pero lo que sí puedo afirmar es que todos me han dejado algo. Me han nutrido.
Hay uno en particular que, sin ser mi favorito, aún lo recuerdo con cariño. Me refiero a El honor perdido de Katharina Blum. Más allá de los líos con la prensa amarillista, me quedé con la visión de Katharina en su tiempo libre, conduciendo en soledad hasta la frontera, para tomarse una cerveza y luego regresar.
Lo soledad de Katharina. Igual que, por ejemplo, la de Jay Gatsby. Vi mi propia soledad reflejada en la de esos personajes con los que tanto disfruté en mi interior. 

Katharina, la próxima cerveza que me tome estando solo la beberé en tu nombre.

A todos, feliz Día del Libro 2016.

KDLevin