“Porque están por llegar malos tiempos”

Stephen King, Esa sensación que sólo puede expresarse en francés (1998)

No te dejes engañar.
Hoy mi pelo huele bien, tengo la cara limpia y la ropa le sienta bien a mi figura delgada.
Pero no te dejes engañar.

Si te excita lo que ves, no olvides que tu cerebro liberará ciertas sustancias.
Te engancharás a mí, al calor de debajo de mis sábanas.
Pero no te dejes engañar.

Podrás disfrutar conmigo. Mucho, incluso.
Pero no digas que me quieres,
no pierdas la cabeza.

Dime que me quieres dentro de algunos años,
cuando una mañana no me apetezca ducharme
y el pelo ya no me huela tan bien.

Dime que me quieres cuando, una noche, no me apetezca sonreír ni estar ‘sexy’,
sino enterrarme en la cama, en soledad,
para no salir en dos días.

Dímelo cuando lleguen los malos tiempos y haya que hacer malabarismos,
tomar decisiones difíciles
y ser fuertes a la fuerza.

Dímelo cuando el espejo me diga que ya no soy lo más bonito del reino;
cuando mi figura ya no sea esbelta ni proporcionada;
cuando la rutina se instale.

Dímelo en lo gris, no en el arco iris,
y entonces lo creeré,
sin dudar sobre si estás o no bajo la influencia.

KDLevin