En el silencio,
cuando los ojos observan sin distracción,
cuando el cuerpo se mueve sin dubitación,
todo se aclara
y ocurren milagros;
empieza la magia.

Apuesta por el silencio para escuchar
los sonidos maravillosos del universo,
los mensajes del espíritu,
ignorados durante tanto tiempo.

Apuesta por el silencio para hallar la paz,
sanar tus heridas,
y hacer lo que debas.

Y, como ya dijo una vez un hombre,
no lo rompas, a menos que lo que vayas a decir
sea realmente importante… y hermoso.

KDLevin