Hoy, por primera vez en mucho tiempo, me he sentido valiente.

No he pensado en fallos o aciertos, sólo tomé una decisión por mí mismo y, ¿sabéis qué? no sé si me equivoqué o no, pero qué bien me ha sentado asumir las riendas por una vez en mi vida.

Qué agradable es no ser un cobarde, para bien o para mal.

Quiero pensar que me estoy ganando por fin el asiento en este tren… después de 25 putos años ya era hora.

KDLevin