Mi espíritu quiere abrirse paso entre mis costillas, para salir corriendo y aullando, como los lobos bajo la luna llena.
Para sentirse libre por fin de los deseos, ataduras y miserias del cuerpo que lo aprisiona.
Y volver así al misterio primigenio tras el que reside su creador.
Yo digo: “corazón, no te desboques“.
Él contesta: “a veces no puedo más…“.

Yo he tenido la culpa; no siempre me he portado bien conmigo mismo.
Toca ahora hacer un esfuerzo para ir mejorando. El primer paso, como los lobos, será lamerme las heridas.
El sol mañana saldrá.

KDLevin