Cruising

Te ves a ti mismo de rodillas, con los pantalones bajados, sudado, sintiendo aún el calor y la viscosidad de lo que él ha derramado sobre ti… labios, mejillas, cuello.

Él, ese hombre casado que pedía discreción absoluta; el mismo que te dijo: “Salgo yo primero, para que no se sospeche nada… no ha estado mal“. Ni siquiera te miró a los ojos antes de irse.

No ha estado mal“, dijo.

Chiquillo, este mensaje es para ti: Mereces más. Más que una asquerosa mamada en un zulo; más que un mal polvo rápido; más que un hipócrita que sólo ve en ti dos agujeros que destrozar.

Mereces mucho más. Pero, para que las cosas cambien, eres tú el que se lo tiene que creer en primer lugar.

Chiquillo, nada se te ha perdido en esos descampados donde todos quieren partirte en dos contra un árbol; en esos baños donde todos quieren usarte, para dejarte después tirado como el papel, entre la mierda y el meado.

Mereces mucho más, pero eres tú el que tiene que creer en sí mismo y valorarse.

Vales más que un posible Sida; que un culo roto; que unas arcadas; que la tristeza y la soledad que sientes ahora, viéndote a ti mismo de rodillas, con los pantalones bajados; con los restos de él, secándose ya sobre tu cara.

Piénsalo, nene. Y actúa.

KDLevin

 

 

2 pensamientos en “Cruising”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s