Después de algunas semanas encapotado y plomizo, hoy el cielo ha amanecido azul dentro de mí.

Y qué sensación de frescor… aun cuando Madrid se derrite a casi cuarenta grados.

Hoy vuelvo a sentirme bien.

KDLevin