*La imagen de portada corresponde a un fotograma de ‘Mamma Roma’ (Pasolini, 1962)

No hay poesía en el asfalto ardiente, despiadado; ni en las noches a casi treinta grados; ni en el olor a grasa o la marca blanca del supermercado.

No hay poesía en la cajera o en la señora de la limpieza; ni en el que recoge las basuras a las dos de la mañana.

Ante el hito nada ha de hacer la intrahistoria. Contra Catalina la Grande el pueblo llano no puede competir.

No hay poesía en el pliegue sucio, en la cabeza hueca o la infección venérea del muchacho con el culo roto.

Será cuando surja el poeta que vea belleza en todo ello que diremos que ha vuelto a la tierra el Mesías.

Y entonces renacerá en nuestros corazones la esperanza.

KDLevin