Precaución:

No pretendas enterrar tus garras en la seda, pues debajo yace la dureza de un diamante; no vayas a quedarte sin uñas en el intento.

KDLevin