Discreto

No hay intimidad más honda que la de las cuatro paredes de la mente.
El eco de mis secretos, en ella, no corre peligro; resuena sin temor.
Mis pudores, mis deseos, mis miserias…
No hay privacidad más incorruptible
ni existe escondite más sagrado que éste, tras el sello de unos labios que sonríen,
mas no se abrirán.

KDLevin

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s