No sé si fue un regalo o una burla de Dios el darnos esta piel que tanto despista…

A ver quién distingue, tras ese rostro guapo, qué se esconde en realidad.

A ver quién desmenuza esas palabras seductoras, buscando la verdad.

Ángel celestial o caído. No lo sé. Me desconcierta.

Voy con la sonrisa en la cara, pero escondo la mano que sujeta la navaja.

Quién se fía. Quién viera más allá de la simple apariencia.

Es un acto de fe vivir entre personas.

Es un acto de fe relajarse y confiar.

Pero en eso consiste este carnaval…

con suerte, de la experiencia uno va aprendiendo.

KDLevin