Hay algo que me planteo desde bastante hace tiempo, pero que, en los últimos días, ha recorrido mis pensamientos con intensidad: ¿Qué implica tener una pareja?

Hace poco, en una conversación con amigos, estos me recomendaban ser menos ‘cuadriculado’ en cuanto a mis concepciones sobre las relaciones. Pero no puedo evitarlo.

Siempre he mirado con admiración -y cierta envidia- a los que terminan con una pareja, para empezar con otra casi inmediatamente después. Yo no soy así.

¿Qué significa para mí tener una relación? Ser una compañía en los buenos, pero también los malos momentos de la vida; saber estar y ser un apoyo; disfrutar del sexo, sí, pero también de las miles de maneras adicionales que existen para manifestar el amor.

En definitiva: asumir una responsabilidad para con esa persona a quien se ama.

Eso sí, me temo que, como se suele decir, “cuando ríes, todos ríen contigo; cuando lloras, lo haces solo“; lo cierto es que, en los momentos feos y difíciles, parece que son poquísimos los que se quedan junto a ti.

Por eso, antes que tener a alguien que sea un incordio o que no me aporte nada -o no pueda yo aportarle nada- prefiero la soltería. Si se trata de sexo, en fin, cualquiera se acuesta con cualquiera, actualmente. Además, abundan los métodos anticonceptivos y de prevención de ETS.

Buscas la perfección“, me dijeron el otro día. Quizás. No lo sé. Y tal vez sí que sea cuadriculado en mis perspectivas. Pero, insisto, antes que estar ‘por estar’ con alguien, me quedo con la soledad que, al menos, no discute ni decepciona.

KDLevin