A más riqueza, nuevas necesidades.

Aprenderé a conducir para ir a ver la aurora, yendo yo al volante y de copiloto… ¿quién?
Trabajo para cumplir ese sueño.

Compraré un coche para olvidar el exterior desde el asiento trasero, mientras los cristales se empañan, en compañía de… ¿quién?
Trabajo para cumplir ese anhelo.

Tendré mi propio hogar, para quitarme las máscaras y desmaquillar las sonrisas cansadas, tomando una infusión en la terraza, observando la ciudad contaminada. Solo.
Trabajo para cumplir ese empeño.

Por lo pronto, tengo dinero para invitarte a un café y a una porción de tarta; a una hamburguesa; al cine; a una tarde de paseo. Pago para que no pienses; para intentar compensar el hecho de que no puedo darte más que lo que da el dinero; para que puedas tú, tal vez, perdonarme por ello.
Trabajo para lavar ésta, mi culpa… y tu desconsuelo.

KDLevin