He decidido no volver a hablar mal de nada ni de nadie.

La atmósfera ya está lo suficientemente contaminada (en lo físico y lo metafísico) como para contribuir a ensuciarla más.

Tal y como plantean en aquel episodio de Los Simpsons: “Si no tienes nada bueno que decir de alguien, mejor no decir nada“.

Es mi nuevo reto: dejar de ser ‘tóxico’ y empezar a ser ‘tónico’.

KDLevin