Señor,
adónde irán los lamentos de la gente solitaria;
el dolor de tantas personas en este mundo, hambrientas de cariño.

La tristeza que no se expresa en voz alta ni se materializa en lágrimas,
sino que vive oculta en el interior de tantos corazones por doquier.

¿Te rezan a ti, señor?
¿Pactan con el diablo?

Cada vez más habitantes hay en la tierra y cada vez hay más soledad.

Señor,
tú, que nos observas desde alguna parte del universo,
¿le ves a esto alguna solución?

Hoy me dirijo a ti, Padre, para que prestes algo de solaz a tanto desconsuelo.
Por favor.

KDLevin