‘Mañana’ es mi palabra favorita.

Procrastinar es un don.

Mañana haré, mañana cambiaré.

Y se me olvida que mañana no existe.

Me paraliza el miedo: “¿Qué pasará mañana?

Digo: “Hoy, la última vez; mañana lo dejo

Mañana no existe, aunque la vida parezca eterna.

Planes, miedos, incertidumbre.

Mañana seré…

Y mañana mi hoy será un ayer perdido.

KDLevin