Toma lo que necesites de mí. Después, podrás irte.

Sangre, para tus impulsos vampíricos. Lo compensaré.
Un hombro, para apoyar tu cabeza cansada. Dispongo de él.
Una mano, para llenar tu hambre de cariño. Te la prestaré.
Un plato más en mi mesa, a la hora de comer.
Una sonrisa.
Una hora con dos ojos que observen y dos orejas que escuchen.
Un amigo.
Un amante.
Un hermano.
Un padre.
Un hijo.
Un trocito de corazón. Ya lo regeneraré.

Toma lo que necesites y después, si quieres, vete.
No hace falta que mires atrás.

Ha sido un placer.

KDLevin