A veces es difícil mantener la fe, pero en esta vida en la que hay tan pocas certezas existe una verdad inquebrantable: el tiempo lo pone todo y a todos en su justo lugar.

La paciencia y la fe son virtudes que se trabajan cada día y, al igual que en el ajedrez, cuando uno ya ha movido ficha, el siguiente en jugar es el universo.

Espera y verás que, aunque parezca que no, lo bueno y lo justo se acabarán imponiendo y cada pieza encajará por sí sola en este rompecabezas.

Todo irá bien. Siempre saldremos adelante, pase lo que pase.

KDLevin