Etiqueta: Escritura creativa

II. Gato: un halcón nocturno

Gato nunca había imaginado su vida adulta como una fiesta y mucho menos se había visto a sí mismo como ‘el alma’ de ésta. A veces recordaba las tardes en casa de su madre, cuando era niño, viendo una película tras otra. Cómo le gustaban las de Sylvester Stallone. Pese a que Gato no era ...

Electricidad

I  “Pienso en la electricidad, cuando veo levantar el brazo al mendigo que pide dinero en la carretera, cerca de mi casa; cuando deseo volar, para subir a lo alto de las torres de alta tensión de las afueras y contemplar desde ahí el crepúsculo; cuando sueño que me desintegro en átomos, para no volver ...

I. Gato disfruta de un instante eterno

Yo he venido a este mundo para aportar algo – pensó, mientras daba el primer sorbo a su copa de vino. Pese a ser invierno, la temperatura era suave, apenas fresca. La luna, casi llena, brillaba, bañándolo todo con un blancor místico. Gato había sobrevivido hasta aquel viernes por la tarde. La semana había sido ...

James Dean

No sé conducir, pero piso a fondo el acelerador de esta máquina. Desde el asiento del copiloto me mira, sonriendo, James Dean. Me dice: “Acompáñame, hermano. Seremos ángeles que nunca llegaron a los treinta años“. Tomo el sentido único hacia la inmensa oscuridad. Es mi destino. KDLevin  

Matemáticas

I Todo ocurrió deprisa, poco después de dar comienzo el curso escolar. Era octubre, el mes de las hojas que se empiezan a caer de los árboles; uno más para el bolsillo de la pereza. Yo me dejaba llevar como las hojas, aunque sin saber dónde se quedaba mi árbol o a cuánta distancia estaba ...

Pequeña fantasía para arpa clásica

Odio  No puedo decir que mi padre fuera un buen hombre. No puedo, al menos, decirlo de corazón. Fue de la clase de persona que no se eleva a partir de la adversidad, sino que se deja consumir en el fuego lento de la amargura. Y la amargura, como si de un veneno se tratase, ...

Lo que mal empieza

Lo que mal empieza rápido ha de terminar. El amor no entiende de raíces torcidas. Lo que mal empieza en mí no va a prosperar. No hay lugar en mi vida para cobardías. Yo te doy lo que soy, si quieres tomarlo. Lo bonito y lo feo, nada hago ocultándolo. Tengo cara de niño, pero ...