Archivo de la etiqueta: libertad

Libre

Una vez vi a un pescador capturar con su red al que, según él, era el pez más hermoso del mar. Lo observó algunos instantes y después, con una sonrisa de lo más curiosa en su rostro, lo dejó caer al agua. “Un ser así ha de ser libre“, se le oyó decir.

Nunca lo llegué a entender del todo hasta que te conocí. Igual que el pescador, al final yo también te solté a las corrientes de la vida. Es cierto: aunque duela, las cosas tan bellas no se pueden retener… ni siquiera yo hubiera podido ser tan egoísta.

KDLevin

El chico del súper

Aquella noche había tenido un sueño o, mejor dicho, una pesadilla. Se vio a sí mismo atado a una cama, muriendo poco a poco, mientras un grupo de vampiros sin rostro le absorbía la sangre. No se despertó horrorizado, sino muy triste. Casi con ganas de llorar. Sabía que aquel sueño era un mensaje de su inconsciente.

Al ponerse en pie, con un nudo en el pecho, miró la pila de manuales sobre la mesa, junto al ordenador portátil, y pensó: “Odio el puto análisis multivariante“. Con el solo el hecho de pensarlo -prácticamente un acto blasfemo- abrió una puerta que ya no se iba a cerrar jamás. Inició una estampida.

Esa misma mañana dejó el doctorado; es decir, sabía que tendría muchos trámites, reuniones y explicaciones por delante, pero ni siquiera se molestó en presentarse en la universidad. Se fue a su parque favorito, compró un café y un bocadillo, y se sentó sobre el cesped. “O sea, que esto es la vida“, pensó.

A su familia y a su círculo de amistades casi les da un infarto, cuando el doctorando de primero -¡¡¡Con tantísimas posibilidades como había tenido!!!- decidió convertirse en el simple empleado de un supermercado; estar en caja y reponer productos. ¿El peor de los pecados? Decía sentirse más feliz que nunca.

Adoraba llegar por la mañana, ponerse el uniforme, saludar a sus compañeros y atender a la gente. Adoraba su sueldo de mileurista; llegar a su piso de veinte metros cuadrados, asomarse al balconcito y fumarse un cigarrillo, observando la calle desde las alturas. Por primera vez se sentía libre.

¿Entonces, esto es ser feliz?“, pensó, esbozando una gran sonrisa. “Qué simple es, después de todo“.

KDLevin

 

Hola, apocalipsis

Mañana será el fin del mundo.
Qué buena noticia.
Aprovechemos entonces para mandar al carajo ciertas cosas,
cogernos de la mano
y romper esta maldita rutina que nos chupa la vida.
Seamos capaces de reír, haciéndole frente al pánico general.
Iremos a ese lugar que te dije, donde, de madrugada, nos haremos confesiones.
Pero antes cumpliremos nuestros sueños de comida rápida y chocolate.
Y helado.
Y toda muestra de cariño será poca.
Joder, por fin seremos libres“, pensaremos.
Y, entonces, cuando rompa el amanecer,
nos desintegraremos en un abrazo y desapareceremos en cuerpo.
En espíritu, seguiremos juntos por siempre.

Bye, bye. Sayonara, baby.

KDLevin

El sueño

Vivo en el sueño.

Escucho el pequeño manantial; me deleito en el verdor del campo; siento el sol sobre mí; respiro.
El aire es fresco, puro, y el paisaje difumina el límite entre el cielo y la tierra.
No necesito iglesias, porque éste es mi altar; siento a Dios justo aquí, conmigo, más que nunca.

Vivo en el sueño.

La libertad está en mis manos y el camino, a mis pies. Puedo ser como la vaca que pasta tranquila, a lo lejos, en paz.
O como el pájaro que sólo a veces, tímidamente, traza una línea por medio del firmamento.
No hay más que vida, naturaleza y silencio.

Ese sueño lo he vivido, como diría Kurosawa.
Hoy ha vuelto a mi corazón.

KDLevin

Aprendizajes

En el proceso de aprender a volar uno también aprende a ir ligero de equipaje; a ir quitándose peso de las espaldas para poder respirar mejor.

Uno se da cuenta de que uno es más fuerte de lo que cree, pero también de que hay que ser práctico. Porque hay tantas cosas que no valen la pena y tan pocas que sí. Porque hay tantas amarguras que uno puede ahorrarse, y limitarse a disfrutar de un rato sentado bajo el sol.

Y uno aprende, como diría aquel poeta, que es decisión de uno dejarse llenar de rencor. Y que también es decisión de uno simplemente disfrutar de lo que se pueda.

Y no hay más.

KDLevin