Archivo de la etiqueta: muerte

Anticristo

I

¿Cuál es el origen del mal? ¿En qué momento nace, exactamente?
Llevo todo el día pensando en ello.

Hoy no fui a trabajar.
Al entrar en el bar, esta mañana, me dieron igual las miradas.
Mixto con huevo y vino tinto“, ordené. Es infrecuente desayunar con vino, pero anoche, cuando la mano izquierda de mi marido golpeó mi cara con tanta fuerza que me hizo tropezar y chocar contra la pared, supe que nada volvería a ser convencional.

II

¿Cómo y cuándo, con precisión, se cruzan los cables en una mente?
La mirada tras aquel “Sí, quiero“, de hace algunos años -no demasiados- nada tuvo que ver con lo que había en sus ojos anoche. En ellos, si fuese creyente, diría que moraba el Anticristo.
Tardó algunos segundos en reaccionar, volver en sí… “Mi amor, perdóname… no sé qué me ha ocurrido… no volverá a suceder“. Y llegaron las lágrimas.

Hoy, paseando por la ciudad, recordé cosas que hacía mucho que no rondaban mi pensamiento. Como mi madre o, mejor dicho, su cadáver. Cómo lloró mi padre en el velatorio y durante el entierro. Todos comentaron, “Qué marido más devoto. Ese hombre nunca logrará reponerse“.
Nadie imaginó siquiera que él, con sus lágrimas de cocodrilo, fue quien la mató.
No volverá a suceder“. Cuántas veces se lo diría a mi madre.
Y, un buen día, el corazón de ella dejó de latir.

III

Esta mañana opté por maquillarme, aunque sin cubrir ni el cardenal en la mejilla ni el labio roto; vestirme de forma elegante y calzarme mis mejores tacones. Decidí desayunar vino y pedir ostras y champagne en la comida. Una rutina completamente fuera de lo común.
Después volví a casa y esperé a mi marido, sentada en el sofá.
Voy a prepararte una cenita de lo más especial, mi vida“, me dijo sonriendo. Es curioso, pero diría que, cuando el cuchillo penetró su carne por primera vez, él ya se lo figuraba.

Una vez que divisas al -llamémosle- Anticristo en unos ojos, no puedes dejar de verlo. No sé cómo ni cuándo ni porqué surge la maldad, pero, después de hacerlo, no desaparece. Se queda. Crece. Arrasa.
Hay respuestas que nunca obtendré, pero nunca quise seguir los pasos de mi madre.

Que vuelva a la oscuridad lo que a ella pertenece.

KDLevin

Morir

Voy hacia la colina más alta del parque, a las afueras, para ver el fin de la ciudad.

El asfalto ha cobrado vida, para convertirse en ríos de lava negra.

El viento solar, con su aullido sordo, quema la piel.

Según acaba el día, los rascacielos se hunden, buscando el centro de la tierra.

La madera de los bancos, que vieron mi juventud de sudaderas y poco dinero en los bolsillos, arderá.

He dicho adiós a mi madre y a los demás a quien amo.

Ya contemplo desde la colina el espectáculo; igual que los animales, he preferido morir en soledad.

KDLevin

Mermelada

*Julia y Winston. Personajes principales de ‘1984’, de George Orwell. 

Allí fuera caen las bombas, corre la sangre, reinan el caos y el hambre.
Pero aquí no. En los metros cuadrados de esta habitación sólo estamos tú y yo.
Cierra los ojos y tócame. Mi cuerpo es un templo, recorre mi piel con tus dedos y rinde culto al placer.
Cómeme. Muérdeme. Aliméntate de mí. Que el fuego nos alcance viviendo el momento, como en Pompeya.
Que el enemigo nos atrape desnudos, saboreando la mermelada, como a Julia y a Winston*.
No pienses en nada. Sólo céntrate en mí.
Sonriamos mientras el mundo llega a su fin.

KDLevin

Demonios

Ya no sé cómo vivir, David. Lo que hiciste ha sido la venganza perfecta, porque ya no sé cómo seguir adelante.

Una vez leí que los demonios en realidad son espíritus atrapados en una especie de limbo solitario, por toda la eternidad; condenados a la reflexión, a pensar una y otra vez en lo que hicieron. ¿Redención? Imposible. Lo hecho, hecho está.

En mi antigua vida nunca imaginé que yo pudiera ser así. Siempre fui guapo y popular. Superficial. Vacío. Ahora no puedo mirarme al espejo. Me cuesta levantarme por las mañanas. Me cuesta todo, en realidad.

David, ha pasado un año ya. Quise perder la cabeza y que me internasen, pero no lo conseguí. Confesé lo que había pasado, para ir a la cárcel y que me matasen los internos, pero no lo logré. Intenté hacer lo que hiciste tú, pero sigo aquí.

No he muerto, pero estoy ya en ese limbo sobre el que leí. Sin sueños, sin futuro, sin posibilidad de enmendar el daño.
Joder… nunca pensé en nada.

Cada vez que te humillaba en público; cuando te pisoteaba y te trataba como a un cenicero humano, regodeándome en la crueldad… nunca vi mucho más allá de aquellos actos.

Por eso, cuando supe que te habían encontrado sin color, rígido, sobre la cama, con el frasco de pastillas en el suelo, no supe… no sé… no supe bien cómo reaccionar.

Lo siento tanto, David. Lo siento tantísimo. Voy a pasar la eternidad en este infierno y ojalá eso compensase lo que te hice. Ojalá pudieses volver. Te garantizo que, desde el fuego, te miraría sonriendo.

Pero supongo que ése es el sino de los seres como yo: vivir con lo que hemos hecho, para siempre. Punto.
Ojalá puedas perdonarme. Ojalá pueda yo perdonarme algún día.

KDLevin

El secreto

Qué poco sabemos de la gente. Ni siquiera conocemos a los más allegados. Qué pena tan grande.

Mi corazón se rompió, hermano. Mi amigo. Mi…
Mamá nunca volverá a estar entera. Este vacío que nos dejaste… ¡Mierda! No puedo escribirlo. Esta herida que hay dentro de mí nunca sanará.
Pero investigué. Tú siempre me dijiste que tenía buen ojo, Christian; que bien valdría para poli. Joder, y tanto que te hice caso.
Que te encontrasen desangrado en aquel baño, magullado, con lo que te habían hecho… mamá casi se vuelve loca. No sé cuántas semanas estuvimos sin dormir. Nunca más podremos descansar.
¿Por qué nunca me lo contaste? Te habría ayudado. Lo habría intentado.

Averigüé que llevabas un año haciendo eso. Te ibas al salir de clase a esos baños… a esos rincones. Siempre con hombres mayores. ¿Buscabas a papá? ¿Un cariño que compensase al del hijo de puta que nos abandonó?
Hubo uno que se hizo estable. Al principio te dijo que simplemente le gustaba fuerte, pero la cosa pronto pasó del marrón oscuro al negro. Ahora entiendo porqué le mentiste a mamá aquella vez. “Una pelea con un gilipollas en el instituto“. Yo sabía que nunca te habías pegado con nadie, pero me callé… me callé como una puta. ¡Joder! Si tan sólo hubiese hablado entonces…

Seguí investigando. Hermano, en ese pozo sin fondo de dolor que tenías dentro, del que nadie sabía nada, metiste a un puto cerdo. A un psicópata con una doble vida casi perfecta… mujer y trabajo de cara al público, follacríos sádico en la intimidad. Digo ‘casi perfecta’, porque nunca pudo imaginar que me tenías a mí. Aun muerto tú, yo seguía allí, para ti. Siempre.
Lo descubrí… y le contacté. Le calenté como imaginé que se calienta a los pervertidos como él… y acerté. Excité su mente. Le llené de ganas de destrozarme.
Y quedamos.

Hermano… ¿por qué? ¿Por qué lo permitiste? ¿Valió la pena lo de los azulejos y tu cabeza? ¿Lo que te hizo por detrás? No lo entiendo.
Tuve que dejar que sintiese que tenía el control. Parecía una bestia. Pero no llegó a violarme, hermano, no te preocupes.
Antes de eso lo maté.
Así de simple. Pasó muy rápido. Rajé a ese puto cerdo de arriba abajo. Después me puse a chillar y llamé a la policía.

Pobre chiquillo… un mariquita a punto de seguir los pasos de su hermano mayor… éste tuvo más suerte… fue en defensa propia“.
Tuve que hacerlo. Y sé que eso no hará que vuelvas con nosotros. Ni despejará las mil incógnitas. Ni hará que me sienta mejor. Ya nunca volveré a sentirme mejor.
Sencillamente tuve que investigar. Porque soy tu poli. Tu hermano. Porque te quiero tantísimo… y sólo espero… no sé… sólo espero volver a verte algún día.

Hasta entonces, guárdame el secreto sobre lo que ocurrió en realidad. A nadie más le incumbe.

KDLevin

Vivo

Serían poco más de las 6 cuando desperté. El silencio era maravilloso. El cielo lucía ese extraño color indefinido, que surge cuando ya no es de noche pero tampoco de día.
Estoy vivo“, pensé. Sentía algo de frío, pero me gustaba. Caminé unos pasos y me detuve. A lo lejos, el sol empezaba a despuntar, y un rayo dorado acarició mi rostro.
Estoy vivo“. La emoción se apoderó de mí; las lágrimas inundaron mis ojos y tuve que taparme la boca con las manos para reprimir un sollozo.
Cinco metro atrás yacía mi cuerpo. Los ojos en blanco; la piel seca; un trozo de cuerda en torno al bíceps y una aguja enterrada en el antebrazo.
Nunca me había sentido tan vivo como en ese momento. Tan libre.
Finalmente, dejé que las lágrimas corrieran y empecé a caminar hacia el sol.

KDLevin

Pressure

Dime a dónde ha ido nuestro tiempo,
y si ha sido un tiempo bien empleado,
simplemente no me dejes dormir,
sintiéndome vacío de nuevo,
pues siento que me podría romper,
y que no podría soportarlo.
Esta noche yaceré despierto,
sintiéndome vacío

Paramore, Pressure

Escucho y soy fan de Paramore desde los 17 años y esta canción en especial siempre me ha gustado. Se llama Pressure -presión- y creo que habla sobre la vida.

¿Qué es exactamente el tiempo? ¿De dónde viene y a dónde va? ¿De dónde venimos y a dónde vamos nosotros?

Hoy pienso en el tiempo del día a día. Ése que se escapa entre los dedos. A diferencia de la canción, yo no me siento vacío, ni aun echado, despierto, en la cama. Me llenan los momentos que me regaló mi abuela; los que me han regalado mis tías. Esos maravillosos que atesoro con mi madre continuamente. Los momentos de amistad.

¿Vale la pena llenar el tiempo con algo que no sea eso? ¿Con odio, con maledicencia, con toxicidad? No.

Un día de estos moriré… y dará igual todo lo material que haya amasado en vida. Sólo importará lo compartido con las personas que he amado y me han amado.

Hoy cerraré el ciclo de 24 horas con una sonrisa.

Si hay un mañana, tendré otras 24 horas nuevas que rellenar.

Gracias.

KDLevin