Archivo de la etiqueta: Reflexión

Dios proveerá

Yo no voy a la iglesia. No rezo padrenuestros ni avemarías. No oro, siquiera, con el Salmo 23, que con tanto cariño me enseñó mi abuela hace varios años.

Sin embargo, creo en Dios. No es el Dios descrito por ninguna religión. Es la entidad y la presencia como yo la entiendo.

En Ana Karenina, mi libro preferido, hay un personaje -Oblonsky- que siempre dice: “Ya se apañará“. Ya se resolverá. Dios proveerá. Y así es.

Cada día, en la vida, pasan muchas cosas. Algunas más agradables que otras. A veces sufrimos, lloramos y nos preguntamos algunos por qués.

No siempre llegamos a entender las causas de los acontecimientos y constantemente tenemos que seguir adelante con optimismo forzado y esperanza ciega.

Pero creo, de verdad, que Dios provee. El tiempo pone a cada cual y a cada cosa en su lugar. Cada acción conlleva una reacción. Cada semilla que se siembra, germina.

Hay que tener paciencia y fe. Coraje, para seguir avanzando. Humildad.

No hay mal eterno. Todo evoluciona.

Pase lo que pase, Dios proveerá.

KDLevin 

Hablar de sexo | Hablar de amor

Del sexo no hay mucho que decir en realidad. Es algo que se practica durante algunos minutos, hasta llegar al orgasmo. Cierto es que hay diferentes posturas, técnicas, lugares donde hacerlo, pero al final siempre es lo mismo.

Del amor, sin embargo, hay mucho que decir. Cuando se acaba el sexo, llega la verdadera desnudez. Se habla de intimidad, uno junto al otro. Luego ambos se visten, se levantan de la cama y vuelven a la cotidianidad. Caminan en paralelo.

Los días pasan y a veces no apetece tener relaciones sexuales. A veces lo que se quiere es hablar y que el otro escuche; y que apoye su mano en la propia. Y que en un abrazo diga: “Tranquilo, aquí estoy“. Y viceversa, claro.

He escrito mucho sobre deseo, sexo, pasión, carne contra carne. Sin embargo, algún día me gustaría hablar de amor y, tal vez, volver a sentir que fluye por sí sola la poesía.

KDLevin 

Mi blog cumple 2 años

Este mes, mi blog cumple dos años de existencia.
Nunca antes había mantenido un sitio web durante tanto tiempo. Respecto a éste, ha habido temporadas en las que he tenido más cosas que decir, pero creo haber sido más o menos constante desde que lo inauguré.

Estoy contento. Me gusta revisar los textos desde octubre de 2015 y ver los ‘claros’ y los ‘oscuros’ que conforman mi persona.
Doy gracias a la vida y a las normas que rigen el universo por haber hecho de mí alguien tan afortunado; alguien que ha podido vivir experiencias, equivocarse, disfrutar y crecer.

Hace poco, aquí en España, un muchachito de 20 años perdió la batalla ante la leucemia. Yo he llegado sanito a los 27.
Hay personas de mi edad que no tienen grandes perspectivas y subsisten como pueden. Yo, no obstante, he tenido opciones.
He estado rodeado, desde que nací, de una familia que me ha educado para ser un hombre libre, pensante y valiente.

Muchos días olvido todo esto, pero de vez en cuando me gusta reflexionar, para llenarme de gratitud y humildad.
Gracias.
Y gracias también a las personas que han leído y comentado mis escritos.

Un saludo.

KDLevin 

Soma

¿Para qué necesito el alcohol? ¿Para decir lo que no me atrevo estando sobrio? ¿Para evadirme de la realidad que me rodea? ¿No pensar?

¿Qué me aporta el sexo ocasional con desconocidos? ¿Romper con la rutina de la vida? ¿Hacer una parada en el camino?

Tengo un carrusel de ideas en la mente; de miedos en el pecho.

Droga dura, para pasar de todo. Soma, para (sobre)vivir en el sistema.

A veces quisiera mandarlo todo a tomar… pero aquí sigo, haciendo la rueda girar, cual buen borrego.

¿Soy libre?

KDLevin

La paz es fácil

Hacer la paz es fácil. Dejar que fluyan las opiniones y los pensamientos, esparcidos por el aire alrededor. Caminar y dejar que los demás lo hagan también. Intervenir, si te lo piden. Si no, dejar ser. Dejarse ser. Escuchar los sonidos de la tierra, desde el silencio del espíritu; el manantial es una sinfonía. Sentir el sol en la piel. Ser uno con el equilibrio del universo. Aceptar. Disfrutar, sin miedo.
La paz es mucho más sencilla de practicar de lo que se cree, aunque casi siempre tendamos al otro extremo.

KDLevin

“Mi mente es una jungla salvaje”

Inspira

No hay buenos ni malos,
sólo hay seres humanos.
No hay mentira ni verdad,
sino momentos que aprovechamos.
Si estás dormido,
métete en la ducha, bajo el agua fría.
Si eres tímido,
métete en la multitud. Como un espía
observa, escucha, date cuenta;
descubre la de cosas que tu mente se inventa.
Enfréntate a ti, no hay más guerras.
No hay más tierra que cultivar,
que tu propio jardín.
No hay más tiempo que perder
que el que tú elijas perder.
Pero, ante todo, sé consciente.
Sé consecuente.
No hay marcha atrás,
no hay culpas que extrapolar
ni reproches que lanzar.
No eres bueno ni malo,
eres tú.

Espira.

KDLevin

Las humanidades en el siglo XXI y más allá

Cuando terminé la licenciatura en periodismo, me topé de bruces con la misma realidad que el resto de mis compañeros de promoción: una tasa de paro de más del 20 por ciento y un sector -el de la prensa- especialmente golpeado por la crisis y la explosión de las tecnologías de la información. Y eso que yo, al menos, contaba con un ‘as en la manga’; llevaba ya meses trabajando como becario para una agencia de marketing en la que luego me quedé, contratado como Community Manager, a media jornada.
Empecé a preguntarme: “¿Por qué elegí esa carrera y no otra más útil y práctica?“. Me arrepentí de haberme decantado por Humanidades, como mi opción para bachillerato, pese a lo mucho que había disfrutado y aprendido en su momento. Deseé ser capaz de dar marcha atrás en el tiempo, para optar por ciencias.

Actualmente trabajo a jornada completa en algo que no tiene nada que ver con mis estudios y ‘me doy con un canto en los dientes’. Sin embargo, mi opinión sobre mi trayectoria curricular ahora es distinta. Ya no me arrepiento de mis decisiones.
Hoy fui al cine a ver una película que, por cierto, me ha fascinado –Verónica (Plaza, 2017)- y, en una de sus secuencias, uno de los personajes le dice a otro: “Ya sabrás lo que es una metáfora“. En clase de lengua y literatura, uno aprende, en efecto, lo que es una metáfora, además de otras cosas que van mucho más allá. Por ejemplo, qué nos caracteriza y une a los seres humanos. Cuando uno lee una obra de Tolstói, de Platón o de Murakami, uno se puede identificar con lo que sentían o pensaban ellos, cada uno perteneciente a un momento histórico, área geográfica y cultura diferentes. ¿Cómo es posible? Lo es, porque nos conecta lo que llevamos por dentro y que luego plasmamos en lienzos, hojas de papel o partituras.

Mi abuela inculcó en mí la poesía; ella, que fue profesora de educación secundaria de lengua, literatura y latín, en Venezuela -nuestro país-, fue la primera en enseñarme la belleza de las disciplinas humanísticas. Porque el objetivo de éstas -como bien indica la propia palabra- es -o debería ser- humanizar; recordarnos nuestra naturaleza, con lo bueno y lo malo que tenemos en común, obviando barreras lingüísticas, temporales o de cualquier otra índole.
Aunque vivamos en una sociedad que depende y gira en torno a la tecnología -lo cual tiene aspectos muy positivos- ‘las letras’ nunca perderán su vigencia e interés. Quizás el día de mañana compartamos el mercado laboral con robots, pero las personas siempre seremos mucho más que máquinas.
Las humanidades estarán ahí para recordárnoslo e invitarnos a reflexionar.

KDLevin