Archivo de la etiqueta: Reflexión

Gran Hermano

Bienvenido sea a mis aposentos el Gran Hermano.
Lo invito a que me observe, en camiseta y calzoncillos, en la penumbra, a casi cuarenta grados, sudando.
Que pinche mis teléfonos, fijo y móvil.
Que se meta bajo la sábana, de noche.
Le entrego una copia de mi documento de identidad; le hablo con franqueza de mis frustraciones y patetismos; le enseño mi fea cara, mal afeitada, con ojeras y puntos negros.
Me expongo en Facebook, Twitter, Instagram, Google… como si fuese Cristo, a la vista de todos, clavado en la cruz.
Me da igual que me escrute; existe un espacio intangible en mi mente que nunca penetrará.
Del resto, nada tengo que ocultar.

KDLevin

Se acabó el miedo

Sé quién soy.
Tengo mis responsabilidades asumidas.
Tengo disciplina para el día a día.
Ante el porvenir, mi boca esboza una sonrisa.
No necesito ir de… ni demostrar qué… porque los actos son mi otra lengua materna;
con ellos hablo de mí; de dónde vengo, qué tipo de persona quiero llegar a ser.

Sé quién soy.
En un cruce de caminos algo en mí me dice: “es por ahí“. Y confío.
Atravieso el pantano sin que el barro me salpique;
el desierto, sin que la sed me desquicie.
Tengo las cuentas claras, nada que ocultar,
todo por vivir.

Sé quién soy.
Se acabó el miedo.

KDLevin

Un precio

Padre, ya he recogido mis cosas y me dirijo a la salida; sé que es el precio a pagar tras morder la manzana.

Perdóname, Padre, de verdad, por no haber sido capaz de resistir la tentación y quedarme en el Edén según tus planes.

Tú, que lees mi mente y mi corazón, sabes que no puedo tomar un rumbo que no sea el mío; lamento la naturaleza rebelde de este polvo que me conforma, pero soy así.

Quiero creer que, pese a que no soy lo que tú quieres, no me abandonarás; que seguirás velando por mí, incluso allá fuera.

No puedo sino seguirme a mí mismo, Padre, vaya dónde vaya.
Ojalá tu luz ilumine mis pasos ahora y siempre.

KDLevin

Deja ir

Puedo vivir estancado en reproches a ti, a mí mismo. Asfixiado en la amargura, como un vagón del metro en hora punta que no avanza, sino que se queda parado en medio del túnel. Puedo vivir odiándote, odiándome; mirando al pasado con rabia, tristeza, ansias de volver y ‘corregir’ ciertas cosas.
O puedo vivir aceptando que es inútil; asumiendo; perdonando. Perdonándome. Mirando en torno a mí; mirando hacia adelante.
Qué fácil es decir: “Deja ir“. Qué complicado es practicarlo.
Pero el día de hoy no se repetirá, cuando se acabe, y los resentimientos me roban la energía, como pequeñas sanguijuelas dentro de mí. Llevan haciéndolo ya mucho tiempo.
Sólo quiero vivir. Sentir que esta vida es mía. Aspirar a ser feliz.

KDLevin

Soy

Qué esconder…
Por qué avergonzarme de aquello que me hace humano; que me hace ser quien soy.
Lo que fui, por dónde caminé, en qué tramos tropecé.
Por qué esconder las inseguridades del eterno niño que se adentra en el salvaje mundo de los adultos.
Por qué ocultar el miedo que siento, cuando observo ese abismo abstracto llamado futuro.
Soy sensible; vulnerable. Tengo muchos defectos.
Pero porqué guardar del mundo lo que soy. ¿Para protegerme?

Si el mundo embiste, que se parta los cuernos contra mí.
Soy lo que soy, pero nada podrá conmigo.

KDLevin

Rocío

Si alguna vez el destino nos volviese a reunir,
te diría: “¡Cuánto lo siento!”.
Si a nuestras vidas les diera por volver a coincidir,
te daría ese beso…

Ese beso que una vez me dijiste: “No me des,
o ya nunca podré vivir sin él”.
Qué tonto fui,
que sólo me di cuenta de lo que perdí,
cuando ya te habías ido…

Rocío,
pienso en ti,
con tantas cosas por decir,
que pierdo el juicio.

Qué afortunado aquel,
que junto a ti ahora esté
y reciba tu cariño.

Perdóname la inmadurez,
ojalá que me recuerdes
sin hastío.

Alguna vez, si existe Dios, compensaré
lo que en su día eché al vacío.

KDLevin