Archivo de la etiqueta: sol

La paz es fácil

Hacer la paz es fácil. Dejar que fluyan las opiniones y los pensamientos, esparcidos por el aire alrededor. Caminar y dejar que los demás lo hagan también. Intervenir, si te lo piden. Si no, dejar ser. Dejarse ser. Escuchar los sonidos de la tierra, desde el silencio del espíritu; el manantial es una sinfonía. Sentir el sol en la piel. Ser uno con el equilibrio del universo. Aceptar. Disfrutar, sin miedo.
La paz es mucho más sencilla de practicar de lo que se cree, aunque casi siempre tendamos al otro extremo.

KDLevin

Vivo

Serían poco más de las 6 cuando desperté. El silencio era maravilloso. El cielo lucía ese extraño color indefinido, que surge cuando ya no es de noche pero tampoco de día.
Estoy vivo“, pensé. Sentía algo de frío, pero me gustaba. Caminé unos pasos y me detuve. A lo lejos, el sol empezaba a despuntar, y un rayo dorado acarició mi rostro.
Estoy vivo“. La emoción se apoderó de mí; las lágrimas inundaron mis ojos y tuve que taparme la boca con las manos para reprimir un sollozo.
Cinco metro atrás yacía mi cuerpo. Los ojos en blanco; la piel seca; un trozo de cuerda en torno al bíceps y una aguja enterrada en el antebrazo.
Nunca me había sentido tan vivo como en ese momento. Tan libre.
Finalmente, dejé que las lágrimas corrieran y empecé a caminar hacia el sol.

KDLevin

Oración de los perdidos

¿Podría yo clamar a ti, desde este lugar ajeno al sol?
¿Podrías tú mirar mi cara sucia, mis manos negras y mis rodillas magulladas?
¿No me darías la espalda, si no me la has dado ya?
¿Podrías ofrecerme tu mano, desde el otro confín del universo?
Desde allá, donde, junto a ti, habitan los puros y los rectos.

A mí, que hice de mi lengua una serpiente ondulante,
para recibir en ella la ardiente descarga de tu hijo descarriado.
A mí, que blasfemé, bailando en torno a él,
desnudo, con los ojos desorbitados; obsceno, trastornado.
A mí, que he escondido la maldad tras ésta, mi imagen de ángel.
A mí, que soy consciente de todo cuanto ahora expreso…
¿Podrías no abandonarme?
¿Acaso hay sitio en tu corazón para los que son como yo?
¿Para las bestias y las alimañas?

A ti, que moras allá, tan lejos de mi cloaca, te ruego:
hazme sentir que aún hay tiempo para la redención.

KDLevin

Como los lobos

Mi espíritu quiere abrirse paso entre mis costillas, para salir corriendo y aullando, como los lobos bajo la luna llena.
Para sentirse libre por fin de los deseos, ataduras y miserias del cuerpo que lo aprisiona.
Y volver así al misterio primigenio tras el que reside su creador.
Yo digo: “corazón, no te desboques“.
Él contesta: “a veces no puedo más…“.

Yo he tenido la culpa; no siempre me he portado bien conmigo mismo.
Toca ahora hacer un esfuerzo para ir mejorando. El primer paso, como los lobos, será lamerme las heridas.
El sol mañana saldrá.

KDLevin

El sueño

Vivo en el sueño.

Escucho el pequeño manantial; me deleito en el verdor del campo; siento el sol sobre mí; respiro.
El aire es fresco, puro, y el paisaje difumina el límite entre el cielo y la tierra.
No necesito iglesias, porque éste es mi altar; siento a Dios justo aquí, conmigo, más que nunca.

Vivo en el sueño.

La libertad está en mis manos y el camino, a mis pies. Puedo ser como la vaca que pasta tranquila, a lo lejos, en paz.
O como el pájaro que sólo a veces, tímidamente, traza una línea por medio del firmamento.
No hay más que vida, naturaleza y silencio.

Ese sueño lo he vivido, como diría Kurosawa.
Hoy ha vuelto a mi corazón.

KDLevin

Feng Shui

Algún día seré el propietario de un piso en el que no habrá demasiados muebles, sólo una mesa, algunas sillas, un sofá…
Lo mantendré siempre limpio y siempre olerá bien; a canela, a café, a mandarinas… eso ya se verá.
En el pasillo nada interrumpirá el paso del aire y de la luz del sol. De hecho, no habrá nada que acumule polvo, telarañas o energías rancias, ya que cada objeto tendrá su utilidad y su porqué.
Tendré algunas plantas y fotografías escogidas, aunque la decoración será minimalista, nada recargada.
Destacaría que en la habitación principal habrá una cama de la que ni tú ni yo saldremos los domingos por la mañana. Casi puedo escuchar lo que me susurras bajo las sábanas, con voz somnolienta, desnudos y abrazados después de hacer el amor.
Algún día…

KDLevin

Hacia las estrellas

Si pudiese abrir una pequeña grieta en el tiempo y observarme a mí mismo en un futuro próximo, ¿qué vería?
Tal vez que los problemas de ahora se han resuelto y han dado paso a otros nuevos por solventar.
Tal vez que sigue habiendo momentos de alegría, de amor. Que el sol sigue saliendo cada mañana, pase lo que pase.
Me gustaría comprobar que he conseguido al menos algunos de los objetivos que me propongo a corto-medio plazo.

Cuando estudiaba en la universidad, tuve un profesor de historia que nos dijo que en el pasado sólo sobrevivieron las civilizaciones que tenían una mitología, un credo o una religión. ¿Por qué? Porque son elementos que dan esperanza y permiten tener ilusión y soñar respecto al futuro.
Este planteamiento es importante, porque creo que son muchas veces los sueños, las ilusiones y las esperanzas lo que nos ayuda a continuar, por duro que sea.
Como dijo Wilde, “todos estamos en la misma alcantarilla, pero algunos miramos hacia las estrellas“.

KDLevin