Archivo de la etiqueta: tristeza

A ti, si me lees

Siempre voy a estar aquí. Aunque tú decidas alejarte y, quizás, no volver jamás.
Siempre habrá una puerta abierta para ti; un cariño especial.
Porque nadie me había tocado por dentro con tanta delicadeza.
Porque besaste mis cicatrices por dentro y por fuera, y me hiciste sentir.
Porque fuiste a buscarme al fin del mundo, sin importar nada, para llevarme tu ternura y algo de comer.

Perdóname por no ser capaz de darte lo que necesitas. Lo que tanto anhelas.
Perdóname.
Ojalá la vida te dé toda la felicidad que te mereces.

Pase lo que pase, aquí estaré. Y siempre te voy a querer.

KDLevin

Colillas

Puedo ser cruel, despiadado, egoísta.

Puedo disparar, ver cómo exhalas el último aliento y no sentir nada. Marcharme, sin más, mientras te desangras.

Puedo ser un recipiente vacío, sin espíritu, sólo lleno de ponzoña. O ni siquiera de eso.

Mi corazón es estéril, sin duda. De él no puede brotar nada bueno.

Pero incluso la tierra seca, agrietada, puede arder aún más.

Así que ten cuidado con las colillas que tiras al suelo.

Por favor…

KDLevin

El secreto

Qué poco sabemos de la gente. Ni siquiera conocemos a los más allegados. Qué pena tan grande.

Mi corazón se rompió, hermano. Mi amigo. Mi…
Mamá nunca volverá a estar entera. Este vacío que nos dejaste… ¡Mierda! No puedo escribirlo. Esta herida que hay dentro de mí nunca sanará.
Pero investigué. Tú siempre me dijiste que tenía buen ojo, Christian; que bien valdría para poli. Joder, y tanto que te hice caso.
Que te encontrasen desangrado en aquel baño, magullado, con lo que te habían hecho… mamá casi se vuelve loca. No sé cuántas semanas estuvimos sin dormir. Nunca más podremos descansar.
¿Por qué nunca me lo contaste? Te habría ayudado. Lo habría intentado.

Averigüé que llevabas un año haciendo eso. Te ibas al salir de clase a esos baños… a esos rincones. Siempre con hombres mayores. ¿Buscabas a papá? ¿Un cariño que compensase al del hijo de puta que nos abandonó?
Hubo uno que se hizo estable. Al principio te dijo que simplemente le gustaba fuerte, pero la cosa pronto pasó del marrón oscuro al negro. Ahora entiendo porqué le mentiste a mamá aquella vez. “Una pelea con un gilipollas en el instituto“. Yo sabía que nunca te habías pegado con nadie, pero me callé… me callé como una puta. ¡Joder! Si tan sólo hubiese hablado entonces…

Seguí investigando. Hermano, en ese pozo sin fondo de dolor que tenías dentro, del que nadie sabía nada, metiste a un puto cerdo. A un psicópata con una doble vida casi perfecta… mujer y trabajo de cara al público, follacríos sádico en la intimidad. Digo ‘casi perfecta’, porque nunca pudo imaginar que me tenías a mí. Aun muerto tú, yo seguía allí, para ti. Siempre.
Lo descubrí… y le contacté. Le calenté como imaginé que se calienta a los pervertidos como él… y acerté. Excité su mente. Le llené de ganas de destrozarme.
Y quedamos.

Hermano… ¿por qué? ¿Por qué lo permitiste? ¿Valió la pena lo de los azulejos y tu cabeza? ¿Lo que te hizo por detrás? No lo entiendo.
Tuve que dejar que sintiese que tenía el control. Parecía una bestia. Pero no llegó a violarme, hermano, no te preocupes.
Antes de eso lo maté.
Así de simple. Pasó muy rápido. Rajé a ese puto cerdo de arriba abajo. Después me puse a chillar y llamé a la policía.

Pobre chiquillo… un mariquita a punto de seguir los pasos de su hermano mayor… éste tuvo más suerte… fue en defensa propia“.
Tuve que hacerlo. Y sé que eso no hará que vuelvas con nosotros. Ni despejará las mil incógnitas. Ni hará que me sienta mejor. Ya nunca volveré a sentirme mejor.
Sencillamente tuve que investigar. Porque soy tu poli. Tu hermano. Porque te quiero tantísimo… y sólo espero… no sé… sólo espero volver a verte algún día.

Hasta entonces, guárdame el secreto sobre lo que ocurrió en realidad. A nadie más le incumbe.

KDLevin

Mejor morir de pie que vivir de rodillas

Hoy quiero enviar un pequeño mensaje a las personas oprimidas; a los corazones rotos; a los desesperados y maltratados.

¡No permitáis que nadie os trate así!

Creo que, entre muchos otros, la Pasionaria dijo en su momento: “mejor morir de pie que vivir de rodillas“.

¡Es verdad!

En este mundo nadie es más que nadie. Vosotros tenéis una dignidad como seres humanos y no debéis permitir que nadie pretenda aplastarla.

Gritad, sublevaos, dad un golpe en la mesa. Dejad que salga la bestia, si es necesario. Lo que sea con tal de no dejar que nadie ponga su pie sobre vuestras caras.

Mi dignidad como persona es mía e inviolable y ya en el pasado dejé que varios pasasen por encima de mí. ¿Sabéis qué? No pienso volver a permitirlo.

¿Sabéis qué? Os aconsejo que no lo hagáis vosotros tampoco.

KDLevin

 

Vivo

Serían poco más de las 6 cuando desperté. El silencio era maravilloso. El cielo lucía ese extraño color indefinido, que surge cuando ya no es de noche pero tampoco de día.
Estoy vivo“, pensé. Sentía algo de frío, pero me gustaba. Caminé unos pasos y me detuve. A lo lejos, el sol empezaba a despuntar, y un rayo dorado acarició mi rostro.
Estoy vivo“. La emoción se apoderó de mí; las lágrimas inundaron mis ojos y tuve que taparme la boca con las manos para reprimir un sollozo.
Cinco metro atrás yacía mi cuerpo. Los ojos en blanco; la piel seca; un trozo de cuerda en torno al bíceps y una aguja enterrada en el antebrazo.
Nunca me había sentido tan vivo como en ese momento. Tan libre.
Finalmente, dejé que las lágrimas corrieran y empecé a caminar hacia el sol.

KDLevin

La gente solitaria

Señor,
adónde irán los lamentos de la gente solitaria;
el dolor de tantas personas en este mundo, hambrientas de cariño.

La tristeza que no se expresa en voz alta ni se materializa en lágrimas,
sino que vive oculta en el interior de tantos corazones por doquier.

¿Te rezan a ti, señor?
¿Pactan con el diablo?

Cada vez más habitantes hay en la tierra y cada vez hay más soledad.

Señor,
tú, que nos observas desde alguna parte del universo,
¿le ves a esto alguna solución?

Hoy me dirijo a ti, Padre, para que prestes algo de solaz a tanto desconsuelo.
Por favor.

KDLevin